logo_milpedras

29/11/2010

El aprendizaje colaborativo en el taller

No existen videos asociados

Si hacemos un análisis general del estado actual del arte en nuestro medio local se puede observar comó poco a poco artistas y estudiantes en comparación con otros países, se vienen liberando del hacer puramente técnico – artesanal, para adentrarse y desarrollar sus propuestas artísticas basándose en la libertad conceptual que nos permite la estética posmoderna en la cual nos encontramos inmersos. Los talleres de formación que en otras épocas eran el espacio de experimentación individual, y de la relación íntima entre el maestro y el estudiante, hoy simplemente toman forma y valor como espacios de producción para desarrollo final de una idea.

Son muy pocos los estudiantes y los artistas que actualmente cuentan con un taller o que simplemente usan una sola técnica o se dedican específicamente a un solo oficio (pintura, escultura, grabado y fotografía entre otros). El artista de hoy pasa fácilmente de una técnica a otra y su uso responde fundamentalmente a las necesidades expresivas y formales de la obra. Su mente se convierte así en un laboratorio andante que no depende del espacio del taller para desarrollar sus ideas y el uso del mismo no se centra simplemente en la adquisición de conocimientos puramente técnicos. El artista de hoy busca la ayuda de terceros, del sector privado, comercial o de artistas y de talleres que se han profesionalizado en el quehacer técnico y especializado en un área determinada como lo es el caso de la litografía artística. Convirtiendo así estos espacios y talleres en herramientas puramente de formalización y de trabajo colaborativo.

Entonces los procesos de enseñanza y de aprendizaje del arte se ven en la necesidad de cubrir esta demanda social y económica del arte, qué si bien debe estar enlazada con el uso de los procedimientos técnicos y tradicionales, debe también superar los procesos, los hábitos individualistas y competitivos de formación, ampliando la relación maestro-estudiante para dar paso a metodologías de enseñanza, como el aprendizaje colaborativo donde el estudiante aprende a trabajar en conjunto para dar vida y mayor importancia a verdaderos procesos críticos de pensamiento y creación artística donde la técnica responda a la necesidad interior de expresión del artista.

“Hoy en día la transformación de la enseñanza tradicional del arte aparece como una necesidad social- económica, a fin de incorporar en la medida de lo posible el excedente de talentos a nuestra actual y difícil vida económica “y conducir a los estudiantes” a puestos seguros espiritual y económicamente dentro de la vida social actual.”.

Cuando se habla de aprendizaje colaborativo, se habla de aprendizaje por proyectos de “actividades con propósito” que lleven - según Kilpatrick y John Dewey - a que la institución educativa no sólo prepare para la vida, sino también que sea vida en sí misma.

Entonces el taller de litografía que anteriormente era un espacio donde el profesor sólo daba instrucciones y el estudiante estaba limitado a la simple repetición, a la acumulación de información técnica, y al autoritarismo por parte del profesor, con el aprendizaje colaborativo busca cambiar la mera transmisión temporal de información incomprendida y muchas veces inútil. Por un estado de entendimiento donde los contenidos del taller sean recordados por más tiempo, que haya una compresión más amplia de la técnica litográfica y que tengan todas las herramientas necesarias que les permitan enfrentarse al medio artístico y social actual.

Testimonio de las transformaciones pedagógicas son talleres como el Tamarind Institute en donde actualmente se realiza trabajo colaborativo y a lo largo de 50 años lidera procesos de formación, investigación y producción de la técnica litográfica a nivel mundial, cuyo objetivo desde su fundación es fortalecer y recuperar la tradición técnica de la litografía, y no sólo sostener artistas individuales.



¿Qué es aprendizaje colaborativo?

Dentro del modelo pedagógico constructivista está inscrito el aprendizaje colaborativo, el cual se refiere al trabajo en equipo donde los estudiantes después de haber recibido las instrucciones del profesor trabajan juntos e intercambian información hasta que cada uno de ellos ha comprendido y asimilado los contenidos del taller. El éxito de la aplicación de este enfoque metodológico de enseñanza de la litografía artística depende en gran medida del profesor y que éste tenga presente los factores que pueden influir positiva o negativamente al momento de aplicarlo con los estudiantes dentro del taller.

VENTAJAS: Las ventajas del aprendizaje colaborativo son múltiples pudiendo destacar entre ellas la de estimular habilidades personales, disminuir los sentimientos de aislamiento, favorecer los sentimientos de autosuficiencia y propiciar, a partir de la participación individual, la responsabilidad compartida por los resultados de los procesos de aprendizaje en el taller.

DESVENTAJAS: el principal obstáculo al que se enfrenta a la hora de implementar el aprendizaje cooperativo son la resistencia al cambio en los paradigmas de trabajo en equipo por parte de los estudiantes y más aun en el medio artístico, además para poder aplicar esta metodología de enseñanza, se debe tener un excelente manejo de los contenidos del taller (de la técnica) para poder hacer un buen diseño de las herramientas y estrategias de trabajo.



Transformando el taller de litografía

Generalmente los estudiantes que ingresan al taller vienen de un proceso de formación individual y en la mayoría de los casos de trabajar con profesores poco orientadores y motivadores ante los procesos de formación del estudiante y al ofrecer o plantearles el trabajo a partir del aprendizaje colaborativo, muchos se muestran escépticos ya que su concepto de aprendizaje artístico se fundamenta en la competencia y más aún en el campo artístico donde el estudiante establece un interés más personal con su trabajo al querer desarrollarse como artista, puede resultar difícil para los estudiantes deshacerse de esa actitud individualista y cuando se les habla de trabajar en compañía para realizar un solo proyecto optando roles específicos (Artista o Impresor), sienten que estos proyectos no son adecuados para su propuesta personal.

Es ahí donde el profesor debe estar preparado para relacionarse con estudiantes que no asuman trabajar, efectivamente, en compañía y es su labor motivarlos con argumentos claros, mostrar como, a través de la conformación de parejas o equipos pequeños, ellos tienen la oportunidad de intercambiar sus ideas y se creará un ambiente libre de competencia en el taller lo cual permite preparase para la vida laboral en el trabajo en grupo. Demostrar que adquirir una compresión general de la técnica se facilita con el trabajo colaborativo, así el taller se presenta como un espacio de trabajo comprometido y estimulante para todos.

Para que esto se dé, los proyectos del taller se deben estructurar de tal forma que los estudiantes sean llevados a explicarse mutuamente lo que aprenden, a través de un dialogo constante con el profesor, donde el único objetivo sea aprender en conjunto y comprender la complejidad de la técnica litográfica, enfrenándolos de una u otra manera en la realidad del oficio como artista o impresor, sobre pasando los limites que implica el trabajo individual en el taller de litografía, como lo son: formatos, materiales e incluso el tiempo para su realización, dando mayor riqueza e importancia a la idea conceptual del proyecto.

Siguiendo a Johnson y Johnson términos como: pasivo, memorización, repetición, individualismo y competitividad, son elementos que no tienen cabida en un taller que se basa en el trabajo colaborativo, lo que se busca por el contrario es instaurar los siguientes cinco términos:


1.    Cooperación. En el taller los estudiantes se deben apoyar mutuamente para cumplir con un doble objetivo: lograr una compresión total de la técnica litográfica, además de desarrollar habilidades de trabajo colaborativo. Los estudiantes comparten metas, recursos, logros y el entendimiento del rol de cada uno (Artista o impresor). Un estudiante no puede tener éxito a menos que todos en el equipo tengan éxito.
2.    Responsabilidad. Los estudiantes son responsables de manera individual de la parte de tarea que les corresponde. Al mismo tiempo, todos en el equipo deben comprender todas las tareas que les corresponden a los compañeros.
3.    Comunicación. Los miembros del equipo intercambian información importante y materiales, se ayudan mutuamente de forma eficiente y efectiva, ofrecen retroalimentación para mejorar su desempeño en el futuro y analizan las conclusiones y reflexiones de cada uno para lograr pensamientos y resultados de mayor calidad.
4.    Trabajo en equipo Los estudiantes aprenden a resolver juntos los problemas técnicos en conjunto, desarrollando las habilidades de cooperación, comunicación, confianza, toma de decisiones y solución de conflictos.
5.    Autoevaluación. Los equipos deben evaluar cuáles acciones han sido útiles y cuáles no. Los miembros de los equipos establecen las metas, evalúan periódicamente sus actividades e identifican los cambios que deben realizarse para mejorar su trabajo en el futuro.

 

 

                                   

Artista: Yuli Andrea Cadavid Agudelo
Migrando, cinco tintas sobre  piedra y metal.
Medellín-Colombia (2010)
25.5 x 25.5 cm.
Impresor: Yuli Andrea Cadavid Agudelo



Organizar los estudiantes en parejas o en equipos pequeños.

Como se mencionó anteriormente, el aprendizaje colaborativo se basa en la conformación de parejas o equipos pequeños de trabajo en aula de clase o taller, y el éxito de esta metodología depende en gran manera de la conformación de éstos. Hay autores que plantean que los grupos pueden formarse al azar, o por decisión de los estudiantes o del profesor. Pero la práctica y trabajo constante dentro del taller de litografía demuestra que los mejores resultados se logran en equipos heterogéneos y conformados por el profesor; para crear los equipos el profesor puede hacer un rastreo de los conocimientos previos de sus estudiantes con ayuda de entrevistas, cuestionarios o dinámicas de grupo y en base a estos decidir como conformar las parejas o los equipos con balance, variedad y compatibilidad dependiendo del proyecto a realizar.


Roles y responsabilidades del profesor y los estudiantes.

En el aprendizaje colaborativo el profesor debe balancear la exposición y las demostraciones de la clase con los proyectos propuestos a los estudiantes. El profesor no puede ser sólo la persona que brinda instrucciones o que habla dentro del taller, la función del profesor debe ser la de guía y de un co-investigador activo y constante de la técnica, ya que los procesos químicos constantemente plantean nuevos retos tanto para él como para sus estudiantes, de esta manera el profesor debe estar siempre observando los proyectos de cada equipo haciendo sugerencias acerca del cómo proceder y dónde encontrar las solución a los problemas que plantea el proceso litográfico.

Para guiar a los estudiantes a través del proceso de Aprendizaje Colaborativo dentro del taller, el profesor debe, según las indicaciones del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, llevar a cabo las siguientes acciones:

1.    MOTIVAR a los estudiantes, despertando su atención e interés antes de introducir un nuevo concepto o habilidad. Una buena estrategia de motivación pude ser utilizar imágenes de litográficas de alta calidad elaboradas en el tema que se está abordando o presentar la vida y obra de un artista cuya propuesta artística este desarrolla en la técnica litográfica. Generando en ellos el deseo de plantearse grandes retos con los proyectos de la clase, que su mente vuele desligándose de las barreras comunes como son la dificultad técnica, el formato y el tiempo gracias a las grandes posibilidades que les ofrece el aprendizaje colaborativo.
2.    PROPORCIONAR a los estudiantes una experiencia concreta antes de iniciar la explicación de una idea abstracta o procedimiento. Para ello se debe hacer una demostración, o presentar a ellos resultados de trabajos anteriores donde se evidencie lo que se debe y no se debe hacer, como es el caso de los registros, donde generalmente con la sola instrucción del proceso el estudiante no logra comprender bien su uso, se debe entonces mostrar los resultados de un buen registro y de otro aplicado incorrectamente.
3.    VERIFICAR que se haya entendido y que se escuche activamente durante las explicaciones y demostraciones. Una forma simple es pedir a los estudiantes que completen los pasos de un proceso químico, o hacerles preguntas directas sobre lo que podría suceder o no si no se aplica bien un proceso sobre las matrices litográficas entre otros.
4.    OFRECER a los estudiantes la oportunidad de reflexionar o practicar la nueva información, conceptos o habilidades. Para esto se pueden generar premeditadamente problemas técnicos al estudiante de tal forma que este se vea en la necesidad de analizar y encontrar la solución más adecuada. También se puede plantear un proyecto que implique para el estudiante demostrar sus habilidades y manejo de un proceso especifico de la técnica.
5.    REVISAR antes de evaluar un proyecto. Se debe evaluar un proyecto con todo el salón formular preguntas sobre el estado del mismo tanto en aciertos como en desaciertos con el objetivo que el estudiante eduque su percepción ante el trabajo realizado adoptando una posición crítica frente a su propio trabajo y a la hora de presentarlo su nivel de presentación sea más profesional.
6.    CUBRIR eficientemente los contenidos del taller con bibliografías alternas donde el estudiante pueda ampliar, comparar y debatir constantemente los procesos prácticos y teóricos del curso.
7.    HACER UN RESUMEN después de la evaluación de un tema, asegurando que los estudiantes han aprendido de su evaluación o proyecto. Se debe hacer una sesión de repaso por ejemplo: procesar químicamente una piedra para su estampación, pidiendo a los estudiantes que se ayuden mutuamente para realizar todos los pasos correctamente, con el propósito de lograr uno de los principales objetivos del aprendizaje colaborativo que es que entre compañeros se ayuden a aprender.


Para preparar una sesión de clase colaborativa, los profesores pueden emplear los pasos plateados por Johnson y Johnson:

- Tomar decisiones antes de dar instrucciones. Antes de cada sesión: formule sus objetivos, decida si se trabajara en parejas o el tamaño de los equipos para cada proyecto, seleccione un método para agrupar a los estudiantes, decida los roles que realizarán los miembros del equipo (artista o impresor), acomode el salón y organice los materiales que necesitarán para la demostración y realización del proyecto.

- Explicar la actividad. En cada sesión explique a los estudiantes: la actividad, los criterios a evaluar, los comportamientos que espera que se presenten durante la realización del proyecto.

- Supervisar e intervenir. Mientras dirige la sesión, supervise a cada equipo e intervenga cuando sea necesario para mejorar el trabajo del equipo y lograr su comprensión del contenido.

- Evaluar. Evalúe la calidad y cantidad del trabajo realizado. Pida a los estudiantes que evalúen el trabajo de su equipo y que realicen un plan para mejorarlo.

Se ha utilizado el aprendizaje colaborativo por la ampliación teórica y técnica de la información y con esto se puede encontrar una manera de romper las barreras formales y además ejercer los roles de artista o impresor. A través de esta experiencia que los estudiantes mejoran la calidad de sus trabajos artísticos, también su capacidad de diálogo y el pensamiento creativo a partir de la colaboración con terceros. Por último la vida laboral del artista educador se ve mejorada por la condición de su trabajo en grupo y la investigación de problemas a los cuales no se había enfrentado tanto desde el rol de estudiante como del profesor.

 

 

NOTAS BIBLIOGRAFICAS:

1-AGUILAR, José Hernán. Grabado colombiano actual: sentidos de la imagen. Banco de la República, (1993). [En línea].. [Citado el 15 de mayo de 2010].
2- GRIJALVA, Agustín. Reflexiones sobre la pedagogía universitaria, [En línea].
< http://www.ifeanet.org/publicaciones/boletines/28(3)/451.pdf> [Citado el 8 de noviembre del 2009].
3-AGUILAR, José Hernán. Grabado colombiano actual: sentidos de la imagen. Banco de la República, (1993). [En línea].. [Citado el 15 de mayo de 2010].
4- GRIJALVA, Agustín. Reflexiones sobre la pedagogía universitaria, [En línea].
< http://www.ifeanet.org/publicaciones/boletines/28(3)/451.pdf> [Citado el 8 de noviembre del 2009].
5-SAVATER, Fernando. El valor de educar. Editorial Ariel, S. A, 1997.
6-JOHNSON, David W., and JOHNSON.Frank P. Joining Together: Group Theory and Group Skills. Needham Heights, MA: Allyn & Bacon, 1997.
7-INSTITUTO TECNOLÓGICO Y DE ESTUDIOS SUPERIORES DE MONTERREY. LAS ESTRATEGIAS Y TÉCNICAS DIDÁCTICAS EN EL REDISEÑO, Aprendizaje Colaborativo. Dirección de Investigación y Desarrollo Educativo. Vicerrectoría Académica. [En línea]. < http://www.itesm.mx/va/dide2/tecnicas_didacticas/ac/Colaborativo.pdf >. [Citado el 3 de junio de 2010].
8- Ibídem. Pág 9.
9-JOHNSON, David W and JOHNSON Frank P. Learning Together and Alone: Cooperative, Competitive, and Individualistic Learning. Needham Heights, MA: Allyn & Bacon.1999.



(Capitulo # 1: del Manual de Litografía)

Por: Yuli Andrea Cadavid  Medellín- Colombia

Grupo grabado no tóxico en Colombia:

http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=320096757753



ADJUNTOS

No existen adjuntos asociados


Volver al listado