logo_milpedras

10/02/2011

La litografia en colaboración

No existen videos asociados

Introducción:

“Working together to achieve a common goal,
Trabajar juntos para lograr un objetivo en común”

Definición de litografía en colaboración
por Tamarind Institute.

En el prologo del libro de Aloys Senefelder “Curso Completo de Litografía”, encontramos que a partir de su descubrimiento en 1798, esta magnífica técnica se ha expandido con rapidez por toda Europa y otras partes del mundo. Desde su invención, los artistas han llegado a explorar y ampliar las posibilidades que este medio ofrece. Muchos han trabajado como artistas y como impresores al mismo tiempo, otros que no tuvieron el temperamento o la capacidad para dominar y asimilar los cambios técnicos, han escogido combinar sus habilidades artísticas con la capacidad técnica de un impresor que colabore en la producción de la obra.

Es así como el trabajo colaborativo cada vez toma más fuerza en la medida que trasciende los horizontes conceptuales del grabado además de mantener, renovar y acerca el arte de la litografía aun mayor número de público. Actualmente artistas en general, no solamente gráficos, pueden utilizar el medio de la litografía exitosamente, gracias a la ayuda de un impresor que los guía y estimula en la utilización de la técnica, la cual exige un proceso de pensamiento diferente, al enfrentarlos en el uso de otros materiales, además de ofrecerles la gran posibilidad para obtener un gran número de ejemplares de una sola obra.

La litografía en colaboración le permite producir en la mayoría de los casos una obra de alta calidad, con resultados superiores a los que podría obtener en un proceso realizado de manera individual. Esto se aplica tanto para el artista como para el impresor. Los formatos, los soportes, la cantidad de tintas usadas en la creación de la imagen y el número de ejemplares editados entre otros, pasaron a ser retos superables con excelentes resultados gracias al trabajo colaborativo, donde cada uno de los participantes trabaja en conjunto para lograr un objetivo común, darle forma y vida a la idea del artista.



GUIAS PARA EL TRABAJO COLABORATIVO



PRESENTACIÓN INICIAL:

Práctica realizada con el artista grabador  José Antonio Suárez Londoño (2010) Taller de litografía, Universidad de Antioquia (Medellin-Colombia).

Durante el proceso litográfico cada proyecto colaborativo se debe iniciar con una presentación, donde el impresor pueda tener la oportunidad de acercarse al artista y conocer sus intereses e intenciones estéticas a la hora de crear su trabajo.

Una mirada objetiva a algunos de los trabajos previos del artista puede ayudar al impresor a definir los pasos a seguir, e incluso pensar en los materiales que podrían usarse para crear la imagen, manteniendo siempre el estilo del artista. Por ejemplo, si un pintor le da gran importancia a la mancha, el impresor puede pensar en los tipos de aguadas que podrá trabajar con el artista, o si es un dibujante para quien la línea es más importante, el impresor puede pensar que materiales le permitirán al artista crear la línea más delicada.

Durante la presentación inicial se deben definir los parámetros del proyecto y hablar sobre las metas deseadas. Si el impresor o el artista quieren limitar el proyecto debido a consideraciones de orden financiero o de tiempo este será el momento adecuado para precisar los límites del trabajo.

Aclaradas todas las dudas, es importante antes de dar inicio al trabajo colaborativo, elaborar o tramitar un contrato suscrito por el impresor o el director del taller y el artista, con todos los detalles y los costos anticipados claramente descritos. También es importante considerar un tiempo prudente para ayudar al artista a adaptarse a trabajar este medio, en un ambiente diferente al de su taller.

La presentación con el artista José Antonio Suárez se dio de forma clara y precisa, teniendo en cuenta su gran trayectoria como dibujante y grabador, es además un artista local con experiencia en el trabajo colaborativo. Inicialmente se le invitó a participar en un proceso colaborativo donde no sólo se podría crear su obra, sino también experimentar con los materiales locales.

Se acordó la creación de una litografía en pequeño formato, a una tinta, y una edición de 15 a 25 ejemplares en cuatro tipos de papel y adicionalmente se convino una experimentación de materiales.



ASESORÍA TÉCNICA:

Esta parte del proceso es fundamental, aquí la idea del artista empieza a tomar forma en conjunto con el conocimiento experto del impresor. En esta fase un sin fin de desafíos se presentan para ambas partes, el artista se enfrenta a la exploración de nuevas posibilidades y a la utilización de las capacidades expresivas únicas que posee el medio de la litografía. Igualmente para el impresor, cada artista implica un nuevo reto al asumir el medio y la creación de la imagen desde una postura única y con necesidades expresivas diferentes.

(Imagen 65) Artista: José Antonio Suárez Londoño
Litografía número 3, a una sola tinta sobre piedra
Medellín-Colombia (2010)
13 x 18 cm.
Impresor: Yuli Andrea Cadavid Agudelo



(Imagen 66) Artista: José Antonio Suárez.
Impresor: Yuli Andrea Cadavid.


Durante el proceso colaborativo se debe tener presente que la intención del artista y sus ideas son lo más importante dentro del proyecto, de ahí que la actitud del impresor deba ser positiva, entusiasta, además de guiar y facilitar los medios necesarios para la formalización. Igualmente el impresor no debe permitirse interferir en el proceso de creación de la imagen y tampoco debe caer en juicios que enmarquen o valoren personalmente el trabajo del artista y en caso que éste solicite su opinión estética, el impresor debe ser cuidadoso y responder siempre dentro de un contexto técnico.

Por ejemplo, es común que un artista pregunte sobre cual material de dibujo prefiere el impresor y por lo general este tipo de cuestionamientos apuntan a dos cosas: una que el artista realmente quiere una opinión o dos que solamente esta divagando sobre cual material usar dentro de la imagen. En cualquier caso el impresor debe siempre responder en términos técnicos que ayuden a que el propio artista sea quien defina finalmente que material usar, lo que no será una simple respuesta sino una asesoría clara y positiva para el desarrollo del proyecto, esto se puede lograr con respuestas como: “un material más claro puede causar tales efectos…” o “un material más oscuro genera contraste y gana o resta luz a la imagen…” etc.

No olvidemos que el artista usualmente depende del impresor para la asesoría técnica, lo cual implica que este puede opinar críticamente sobre el tiempo y el uso adecuado de los materiales que intervienen en la construcción de la imagen, aunque algunos artistas aceptan más participación que otros. Pero el impresor debe permitir al artista ser el líder en todo momento y de esta forma adaptarse a su ritmo para dejar fluir su estilo y creatividad.

Es responsabilidad del impresor reconocer y hacer saber al artista las condiciones en las cuales pueden producirse dificultades en el proceso e impresión de la imagen, o sugerir un proceso técnico o un material de dibujo que se comportará mejor según los requerimientos de la idea, para asegurar que el resultado sea lo mejor posible. De esta forma lo que se busca es ofrecer alternativas al artista, darle a conocer las diferentes posibilidades que ofrece la técnica y no simplemente dar instrucciones, ya que los diferentes materiales tienen una gran gama de efectos y comportamientos sobre las matrices litográficas.

La elección de los materiales de dibujo y la forma de aplicarlos pueden determinar el éxito de la habilidad del artista para expresar sus ideas litográficamente. De ahí que sea tan importante para el impresor el buen manejo de la técnica.

En esta medida, lo más recomendado a la hora de iniciar un proyecto litográfico en colaboración, es dar una pequeña introducción al artista sobre los materiales, dotarlo de una piedra o placa de pruebas, darle una variedad de materiales y pedirle que experimente con ellos, este ejercicio le facilitará la selección de los materiales que serán usados en el proyecto colaborativo definitivo.

Con el maestro José Antonio Suárez inicialmente se realizó una experimentación de materiales, especialmente materiales locales (Medellín-Colombia), su interés se centró en encontrar aquellos que le permitieran crear línea; para ello utilizó Tusche, lápiz de color prisma color, lápices litográficos duros, finalmente se decidió por el uso del bolígrafo y Tusche con pluma, estos materiales le permitieron crear una línea delgada, que se adaptó perfectamente a su idea. La experimentación también le permitó definirse por dos piedras de pequeño formato que dejarían en intaglio (relieve) su forma en el papel, con el dibujo fragmentado el artista podría variar su ubicación sobre el papel en el momento de la impresión.



(Imagen 67) Experimentación de materiales.


PARÁMETROS DEL PROYECTO:

La litografía en colaboración es un proceso donde la claridad, la paciencia, el tacto, el criterio, la capacidad de improvisación y el buen sentido del humor son herramientas fundamentales y tan importantes como el manejo técnico y el uso de los materiales adecuados.

El ritmo y los parámetros del proyecto deben ser controlados y manejados de forma clara y objetiva por el impresor en conjunto con el artista. Cada proyecto es nuevo y cada artista tiene su propio estilo de trabajo. De ahí la importancia en generar un buen ambiente de trabajo entre los dos.

(Imagen 68) Pruebas de estado. Litografía número 3.
Artista: José Antonio Suárez Londoño
Litografía número 3
Medellin-Colombia (2010)
13 x 18 cm.
Impresor: Yuli Andrea Cadavid Agudelo



Hay casos donde el artista produce los dibujos más rápidamente, de lo que el impresor podrá procesar e imprimir la imagen, también puede suceder que el artista no logra concretar la imagen y dibuja muy lentamente. Es allí donde los parámetros de trabajo son fundamentales, porque el impresor debe hacer todo el esfuerzo posible para ajustar los horarios de trabajo acorde a los requerimientos y al ritmo del artista.



(Imagen 69) Dibujo con pluma y lapicero.

Igualmente se debe ser cauto y honesto para advertir el momento en que el trabajo debe tomar un receso. Esto ocurre generalmente cuando se presentan problemas y el trabajo de creación y de estampación de la imagen se complican, aquí es necesario parar y reflexionar sobre los procesos y las condiciones de trabajo para encontrar las posibles soluciones. Ello se debe hacer con el propósito de mejorar y cumplir óptimamente los objetivos del proyecto, lo que no sucedería si el artista o el impresor están irritados o frustrados frente al trabajo colaborativo.

Durante el proceso colaborativo también ocurre que el artista quiere hacer muchos cambios e imprimir muchas pruebas de estado de la imagen, el impresor debe mantener una actitud de colaboración y debe realizar los cambios profesionalmente. Pero también debe marcar los límites de trabajo, más aun si ve que el proyecto se deteriorará con tantos cambios.

En esta medida, es deber del impresor determinar cuando los cambios de color en la impresión serán útiles y productivos y de manera respetuosa puede sugerirle al artista cuando debe o no hacer cambios. Se trata de ofrecer alternativas que ayuden al artista a encontrar el medio y el color que mejor expresa sus ideas.

Una vez que el proceso de la impresión de pruebas de estado y de color se den por terminado, el impresor deberá estar seguro de poder repetir la calidad de impresión que el artista apruebe como BAT, en caso de no lograr la misma calidad, el impresor tendrá que reimprimir y obtener nuevamente la aprobación del artista antes de imprimir la edición.

En el trabajo colaborativo con el maestro José Antonio Suárez, tanto en el proceso de creación del dibujo como en el proceso químico y de fijación de la imagen en la matriz, no se presentaron grandes dificultades, el artista seleccionó el bolígrafo como material fundamental y realizó el dibujo en muy buen tiempo, luego se hizo una acidulación suave a un tiempo de reposo regular con el propósito de mantener el detalle y la sutileza de la imagen, se hicieron dos pruebas de estado las cuales dejaron ver que la imagen aun era muy suave y en acuerdo con el artista se decidió hacer correcciones para agregar más dibujo y lograr más contraste, también se retiraron unas leves manchas de grasa alrededor de la imagen.

En la adición de dibujo el artista usó más bolígrafo, Tusche y adicionó un poco de barra litográfica para lograr puntos más negros.





(Imagen 70) firma del BAT.


Posteriormente serializó el proceso de acidulación, se sacaron varias pruebas de estado cambiando la ubicación de las piedras,(Ver imagen 68) el tipo de tinta, el color y el papel. A continuación se creó la prueba BAT esta se realizó en papel Arches que el artista previamente había aceptado para la edición y debía ser marcada por el artista como BAT, que, como se había dicho, traduce “lista para tirar”. Esta prueba es de suma importancia durante el proceso colaborativo, porque sirve de modelo al impresor para realizar el resto del tiraje y cada prueba deberá ser comparada con ésta para comprobar la calidad de  la estampa y decidir si será o no incluida en la edición. Al terminar el trabajo colaborativo, esta prueba pasa a ser posesión del impresor y no tiene ningún valor comercial.

 



(Imagen 71) Proceso de estampación de la
Litografía número 3.

 

IMPRESIÓN Y EDICIÓN:

Cuando se finaliza la creación de la imagen y se obtienen las pruebas de estado y la prueba BAT, el siguiente reto para el impresor es mantener la fidelidad de imagen aprobada por el artista durante la edición. Para lograr imprimir una edición exitosamente se necesita gran concentración y una habilidad técnica a nivel superior.



(Imagen72) Proceso de estampación de la
Litografía número 1.


El impresor debe conocer y resolver con gran calma y cuidado los problemas de impresión o cualquier variación que pudiese surgir. Si en algún momento las variaciones que se presentan no pueden ser resueltas, estas deben ser presentadas al artista y aprobadas por él antes de continuar con el proceso. Luego se da paso a imprimir la edición, cada ejemplar debe ser chequeado y documentado cuidadosamente, esto facilitará mucho el trabajo de registro final de la obra.

Para la litografía número uno de José Antonio Suárez se realizaron dos ediciones una en tinta negra y otra en tinta blanca, en tinta negra fueron un total de 20 ejemplares en tres tipos de papel, uno de alto gramaje, otro de bajo gramaje y por último un papel de arroz. En tinta blanca se imprimió una edición corta de 5 ejemplares en papel de arroz.



(Imagen 73) Proceso de estampación de la
Litografía número 3 en blanco.

Cuando la edición estuvo finalizada, se hizo la curaduría de la obras, cada uno de los ejemplares incluidas las pruebas para material pedagógico dentro del presente manual, fueron presentadas al maestro, él enumeró, firmó y selló cada una de las Impresiones, para finalmente poner el sello seco del impresor y llenar la documentación de la colaboración.



(Imagen 74) Sello seco, Litografía número 3.



(Imagen 75) Firma y sellos, Litografía número 3.




(Imagen 76) Artista: José Antonio Suárez Londoño
Litografía número 1
Medellin-Colombia (2010)
19 x 25 cm. Sobre papel de Arroz
Impresor: Yuli Andrea Cadavid Agudelo

 


TAMARIND INSTITUTE. “Collaborative Lithography”- the rol of the Master Printer. Albuquerque.

Traducido por Yuli Andrea Cadavid. 2007. Pág. 27.

Grupo grabado no tóxico en Colombia:
http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=320096757753



ADJUNTOS

No existen adjuntos asociados


Volver al listado